Hablar con los demás

Hablar con los demás

Juan Antonio Palacios Escobar

Vivimos en un mundo globalizado, en el que todo lo que decimos y hacemos lo subimos a las redes, a toda pastilla, procurando ser los primeros, y nos medimos con los demás por el número de visitas, aceptaciones, me gusta y otros perejiles, pero no levantamos las cabezas de nuestros móviles y hablamos con los demás, sin necesidad de ponerle emoticones ni enviarle mensajes, sino mirándole a los ojos.


No estaremos engañándonos y secuestrados por una comunicación en redes a la que dedicamos gran parte de nuestro tiempo sin control ni disciplina, mientras ignoramos a quienes tenemos a nuestro lado. Estamos más ensimismados y bloqueados que abiertos y despejados.


Necesitamos despertarnos a la vida en lugar de dormitando en los brazos de la nuevas tecnologías, y no se trata de no valorar y estimular su adecuado uso para que nos ayuden y vivamos mejor, pero sin ser rehenes ni prisioneros de nada ni de nadie. Están a nuestro servicio y no al revés.


De todas formas no debemos descuidar los pequeños detalles, que nos arrojan lo importante de nuestras realidades. Hace cincuenta años que el hombre aterrizó en La Luna. Aquello nos pareció lo más increíble, cumplíamos un sueño que hasta entonces nos había parecido algo inalcanzable.


Aquella hazaña dejó una frase para la historia la del primer hombre que pisó suelo lunar Neil Armstrong “Un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad “. Tras su vuelta a la Tierra y ser recibido por Reyes y Reinas, presidentes y Primeros Ministros, pero hasta que murió en agosto de 2012 huyó de la celebridad y se convirtió en un hombre solitario.


Hoy, medio siglo después nos encontramos a las puertas de lograr la solución a muchas enfermedades, que los robots realicen muchos de nuestros trabajos y la sociedad en la que vivimos se parece poco a aquella de 1969, ni en el desarrollo científico ni en su cultura.
En aquel entonces estaba en sus comienzos una de las herramientas más importantes de la humanidad, internet, sin la que hoy no podríamos funcionar en ningún aspecto. Cuantas y cuantas veces los piratas informáticos han intentado paralizar los diferentes aspectos del sistema, generando una crisis grave.


La utilización de los biocombustibles como alternativa al uso de los derivados del petróleo y que serán de vital importancia para nuestro planeta o las pruebas de ADN o el mapa del genoma humano, y ni decir tiene el desarrollo experimentado en estas cinco décadas por lo móviles, que nos permiten llevar el mundo en el bolsillo o los ordenadores y múltiples prestaciones.


Uno de los campos en los que más evolución hemos notado es en el diagnóstico y el tratamiento médico, la IRM o Imagen por Resonancia Magnética es una máquina capaz de brindarnos imágenes precisas del interior de nuestro cuerpo, mediante el uso de imanes sin la necesidad de hacer una incisión.


A todo esto hemos de añadir los microprocesadores, las fibras ópticas que han revolucionado las telecomunicaciones o la cirugía robótica con láser no invasiva; que permite intervenir y cortar tejidos de forma extremadamente precisa, lo que garantiza con mucha probabilidad el éxito de cualquier intervención quirúrgica.


Y no les digo nada del desarrollo de la energía solar fotovoltaica, lo que nos resuelve un gran problema de contaminación del Planeta o la implantación de los automóviles eléctricos, Todos estos logros han sido posibles desde el trabajo en equipos que se hablaban entre ellos para beneficiarnos a todos.

Comentarios Disqus