Pasar al contenido principal

Sin noticias de Moreno Bonilla

Jue, 25/06/2020 - 11:09
Juan Carlos Pérez Navas

El presidente del Gobierno andaluz anda desaparecido. Sí, lo pueden ver en las televisiones, escuchar en alguna radio o leer algunas de sus reflexiones en la prensa, pero en realidad, créanme, no está. Si estuviera, ya sabríamos a estas alturas cómo van a volver en septiembre a los colegios nuestros hijos e hijas, las ratios por aula o la forma en la que habrán de desempeñar sus enseñanzas los profesores. Pero no, seguimos sin noticias de Moreno Bonilla, igual que en aquella novela de Eduardo Mendoza donde Gurb se perdía por las calles de Barcelona.

Esta pandemia nos está dejando varias lecciones que la derecha debería de asumir más pronto que tarde: la necesidad de contar con unos servicios públicos de calidad para afrontar de ese modo cualquier adversidad. Esto es aplicable a la educación, la sanidad y los servicios sociales, pero, a pesar de lo que ha llovido, da la sensación de que a Moreno Bonilla todo esto le sigue importando muy poco.

Frente a esa deriva de la derecha en Andalucía, los socialistas hemos demostrado siempre nuestra apuesta por los servicios públicos allí donde hemos gobernado y que ahora el Gobierno de Pedro Sánchez sigue poniendo en práctica. De esta manera, y para seguir defendiendo una reconstrucción desde lo básico y lo social, el Gobierno de coalición en España ha destinado un fondo económico extraordinario a las comunidades autónomas como consecuencia de la crisis del Covid19, cuyo 70% se ha de servir para compensar los gastos que en materia sanitaria haya tenido cada territorio. Asimismo, esa inversión servirá para fortalecer nuestro sistema sanitario público con la dotación de más medios humanos y técnicos para preparar a las comunidades ante cualquier rebrote que pudiera sobrevenirnos en los próximos meses.

Andalucía recibirá, de este fondo, una cantidad que supera, incluso, los gastos declarados por la propia Junta aunque no sepamos con exactitud las cifras que baraja debido a la opacidad en los números y en la gestión que están realizando PP y Cs en esta crisis. Ahora, con esta inyección económica no tienen excusas para no reforzar de una vez por toda la sanidad pública.

El presidente andaluz, en todo caso, sigue sin aclarar su plan sanitario en esta nueva etapa y son muchas las incógnitas que debe despejar. Tiene que decir a los andaluces y andaluzas cuándo va a hacer efectiva la paga extra a los profesionales sanitarios que se ha aprobado en el Parlamento andaluz, a instancias del PSOE y con los votos en contra de PP y Ciudadanos. Se trata de una compensación económica por el esfuerzo realizado durante la pandemia, algo que es de justicia a pesar de la cicatera actitud que ha demostrado la derecha.  También tiene que decir cuándo va a aumentar un 25% más la plantilla sanitaria o cuándo va a reforzar la atención en salud en las zonas rurales.

Con todo, lo más grave es que Moreno Bonilla haya decidido dejar en suspenso el decreto que establecía los tiempos de espera máximos para que cualquier enfermo pudiera ser atendido por un especialista, someterse a una prueba o a una intervención quirúrgica. Es decir, las listas de espera ya no se rigen por ningún parámetro que permita al paciente exigir que se le atienda en un periodo razonable.

Entrar en esta nueva normalidad de esta manera es absolutamente lamentable y dice mucho de lo que podemos esperar de este gobierno de las derechas en Andalucía. También nos indica para qué quería el mando único Moreno Bonilla, para seguir haciendo de las suyas.

Comentarios Disqus