Pasar al contenido principal

Vera-Garrucha o viceversa

Lun, 29/06/2020 - 12:55
Martín Gerez

En los primeros días de julio se pondrá en marcha el segundo tramo de la carretera A-352 desdoblada entre Vera y Garrucha. Una excelente vía que permitirá un tráfico fluido y rápido desde Vera hasta la costa o viceversa y que, en un futuro próximo, debería tener continuidad hasta su conexión con la autovía A-7 en Antas. Por hacer algo de historia, cabe recordar que fue un proyecto diseñado en la primera década del siglo XXI por los gobiernos socialistas de la Junta de Andalucía. Aunque no solo fue el empuje autonómico. Fue una suma de voluntades ya que la óptima red de viales que conectan la costa de Vera con la renovada carretera, o la facilitación de los terrenos para la ampliación, también fue fruto de la buena planificación de los gobiernos municipales de entonces.

El proyecto de desdoblamiento se planteó con visión de futuro y se diseñó con los criterios técnicos y las previsiones presupuestarias de aquellos momentos. Sin embargo, se ha visto condicionado por distintas cuestiones que han provocado la decepción de tanta y tanta gente por su tardanza. No se niegan los retrasos, como tampoco hay que obviar cuál ha sido la coyuntura económica del último decenio en el mundo y de forma especial en nuestro país.

Los efectos de la crisis económica de 2008-2009, y sobre todo la recaída de 2011, con los problemas que se produjeron con la deuda pública y la ya olvidada ‘prima de riesgo’, provocó que todas las Administraciones Públicas, también la Junta de Andalucía, obviamente, se viera obligada a paralizar las obras y reprogramar su realización. Hay que recordar, por ejemplo, que en ese periodo, el Gobierno Central del PP  también paralizó las obras del AVE y tapió los túneles de Sorbas.

En 2016 se vuelve a reactivar el proyecto y también surgen nuevos problemas, en este caso, con la adjudicataria (la UTE Detea-Tapusa). A causa de ello, la obra se volvió a paralizar y el contrato hubo de ser rescindido. Un año después  fue readjudicada a la conocida empresa constructora almeriense Tejera, que es quien ha terminado la obra. Por último, a mitad de 2018 hubo de hacerse un modificado al proyecto para volver a contemplar el enlace volado con los viales de la costa en el cruce de la Media Legua.

En suma, con contratiempos derivados de la coyuntura macroeconómica y los surgidos del propio proyecto y su demora, lo cierto es que el actual gobierno de la Junta de Andalucía se encontró una obra (la de la segunda fase) con el 60% realizado y con la constructora contratada, con los proyectos de modificación en marcha y con la financiación presupuestada. En definitiva, listo para finalizarlo salvo algún imponderable que, afortunadamente, no se ha producido.

En este contexto, sería el colmo que los actuales gobernantes de la Junta de Andalucía se apropien de un proyecto que, con todos los problemas enunciados, es fruto de la voluntad de los gobiernos socialistas de apoyar el desarrollo de la comarca del Levante Almeriense. Un proyecto socialista que también se completó con la rotonda y el enlace de la A-352 con la N-332 hacia Cuevas del Almanzora, y algunos otros cercanos que han mejorado las comunicaciones en la comarca como el acceso soterrado al puerto de Garrucha o el enlace de la N-332 con el polígono del Pocico en Cuevas del Almanzora.

Después de tanto tiempo y de tantos imponderables, la comarca contará con una óptima comunicación entre el interior y la costa, una vía del siglo XXI como así se previó. La política tiene esto. Lo bueno es que los proyectos no se olvidan, aunque cambien los gobiernos. Eso es lo importante: servir a la ciudadanía y revertir en infraestructuras y servicios su esfuerzo tributario. Lo malo es que para algunos es mucho más importante salir en la foto de inauguración. Al tiempo.

 

Martín Gerez. Portavoz del Grupo Municipal Socialista de Vera

Comentarios Disqus