Pasar al contenido principal

Aduriz: "No necesito hueco en la Gabarra, sólo que la saquen"

Vie, 22/05/2020 - 18:35
El exjugador del Athletic Club Aritz Aduriz en la rueda de prensa de d


El exjugador del Athletic Club Aritz Aduriz, que este jueves anunció su retirada debido a una inminente operación de cadera, ha asegurado este viernes que no necesita que le hagan ningún sitio en la Gabarra de cara a una hipotética celebración si vencen a la Real Sociedad en la final de la Copa del Rey, sino que la "saquen" y que cumplan con la "espinita clavada" que le ha quedado; poder levantar el trofeo copero.

"No necesito hueco en la Gabarra, sólo que la saquen. Habrá tiempo de celebrar donde sea, el sitio no importa. Lo importante es que todo aficionado del Athletic pueda disfrutar de esto y yo incluido, como uno más. Eso voy a ser ahora, un aficionado más", se sinceró el histórico jugador del Athletic Club.

Junto a su mujer y dos hijas, sus compañeros y cuerpo técnico --que le recibieron con un pasillo de honor--, así como el presidente del club, Aitor Elizegi, Aritz Aduriz dio su última rueda de prensa desde el punto de penalti del nuevo San Mamés, de espaldas a una de las porterías donde ha marcado buena parte de los 172 goles (de los 219 goles totales en su carrera) que logró como 'león', y el último ante su afición.

Un adiós distinto al soñado, pero que le llega tras una prolífica carrera. En ella, le ha quedado pendiente poder ganar una Copa del Rey, algo que ha intentado tener a su alcance al lograr el equipo el pase a la final, que será un derbi vasco ante la Real Sociedad, pero que su cadera y el parón por la pandemia del coronavirus le han birlado. Aún así, apoyará a sus compañeros y les ayudará en lo que pueda para que logren, por él, su sueño.

"La 'espinita' será la que ojalá puedan conseguir ellos, cuando sea. Ojalá podamos celebrar todos esa ansiada Copa y poder subir a esa Gabarra. Creo que no hubiese podido aguantar ni hasta verano. Hay un límite, físicamente no hubiese podido y además creo que es mejor que yo no esté, porque el equipo es mejor sin mí en este momento", reconoció un Aduriz apesadumbrado.

"La hostia", se le escapó visiblemente emocionado tras ver un vídeo con 20 de sus mejores goles, en honor a su dorsal con el Athletic. "Es imposible imaginarse estar sentado en San Mamés, haciendo una rueda de prensa en esta situación. Me gustaba el balón, lo que más de pequeño, pero, ¿cómo iba a imaginar que iba a poder siquiera jugar un partido con la camiseta del Athletic?. Intentaba hacer lo que me gustaba. Si he llegado a este punto, con 39 años, es porque he hecho lo que más me ha gustado y lo he pasado muy bien", reconoció.

Pero en su pelea interna por seguir hasta esa final o por retirarse ya, se terminó rápido. "Llevaba luchando bastante tiempo. Podía aguantar, podía soportarla, pero últimamente menos que más podía ayudar al equipo. Pero después de este confinamiento y estar tanto tiempo en casa, ha sido definitivo. No ha sido una pelea equilibrada porque la balanza se ha desequilibrado rápido por el cuerpo, que tiene un límite. La cadera ha desequilibrado la pelea", reconoció.

En cuanto a su adiós, sobre el césped del nuevo San Mamés, pese a ser con los asistentes separados entre sí y con mascarillas, siguiendo las directrices de salud, cree que es "demasiado". "Esto es mucho más de lo que creo que merecía, muchísimo más. Ni te cuento lo que sería tener a 50.000 personas aquí, no creo que tenga ninguna necesidad de eso. He tenido un montón de homenajes, he disfrutado muchísimo en San Mamés y no siento que me tengan que despedir, ni mucho menos. He tenido tantos homenajes los domingos, que es mucho más de lo que hubiese imaginado", opinó.

Si la 'espinita' clavada será no haber podido levantar una Copa del Rey como jugador, su mejor momento es el del título de Supercopa de España ganado al FC Barcelona en 2015. "Hay que darle mucho mérito a esa Supercopa porque ganamos al Barça de Messi a doble partido", manifestó.

Y, de cara al futuro, no sabe si seguirá ligado al fútbol. "Es difícil hacer planes de futuro. Estamos aplazando partidos, perdiendo a mucha gente querida... Hacer planes es complicado. No sé qué haré, pero cuando se cierra una puerta se abren otras muchos y tengo muchas inquietudes y ganas de emprender la siguiente etapa. Estoy muy ilusionado con recuperar tiempo perdido en familia, intentar ser marido y padre un poco más. Con eso, ya va bien", reconoció un Aduriz que vio a su hija mayor meter incontables goles desde el punto de penalti una vez finalizó la comparecencia.

El delantero ya había anunciado antes de iniciarse esta temporada que esta sería la última en activo. El jugador deja el Athletic como su máximo goleador del siglo XXI con 172 tantos, sólo superado por históricos como Zarra (335), Bata (208), Dani (199), Gorostiza (196) e Iraragorri (179).

El donostiarra debutó en Primera División en septiembre de 2002 con el conjunto bilbaíno, en el que ha pasado un total de 12 temporadas repartidas en varias etapas, y con el que ha sumado 407 partidos, aunque no podrá cumplir su sueño de despedirse con la final de la Copa del Rey ante la Real Sociedad.
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus