Esperanza Pérez Felices, alcaldesa de Níjar

Nuestra cumbre del clima

Independientemente de los actores principales o protagonistas de la cumbre del clima que se desarrollada en Madrid, de ser conscientes o negacionistas de la crisis medioambiental, lo que si es un hecho irrefutable es que los más jóvenes están desarrollando una conciencia especial sobre el cuidado que merece el entorno, el espacio que compartimos y del que nos valemos para vivir.

Nuestra cumbre del clima

Independientemente de los actores principales o protagonistas de la cumbre del clima que se desarrollada en Madrid, de ser conscientes o negacionistas de la crisis medioambiental, lo que si es un hecho irrefutable es que los más jóvenes están desarrollando una conciencia especial sobre el cuidado que merece el entorno, el espacio que compartimos y del que nos valemos para vivir.

Nuestra cumbre del clima

Independientemente de los actores principales o protagonistas de la cumbre del clima que se desarrollada en Madrid, de ser conscientes o negacionistas de la crisis medioambiental, lo que si es un hecho irrefutable es que los más jóvenes están desarrollando una conciencia especial sobre el cuidado que merece el entorno, el espacio que compartimos y del que nos valemos para vivir.

Avenida de 1000 años en Níjar

En el año 1850 se inauguró el embalse de Isabel II de Níjar, una presa que debía recoger las aguas de lluvia caídas en Sierra Alhamilla, pues son las que alimentan las ramblas que atraviesan el término municipal. En el año 1871 la presa ya estaba totalmente inutilizable porque, según estudios posteriores, la ingeniería fue impecable en la construcción de la presa y la red de distribución, pero falló en la planificación de la fase de recogida, de alimentación del embalse, por el tipo de lluvias que recogía y su procedencia.

Avenida de 1000 años en Níjar

En el año 1850 se inauguró el embalse de Isabel II de Níjar, una presa que debía recoger las aguas de lluvia caídas en Sierra Alhamilla, pues son las que alimentan las ramblas que atraviesan el término municipal. En el año 1871 la presa ya estaba totalmente inutilizable porque, según estudios posteriores, la ingeniería fue impecable en la construcción de la presa y la red de distribución, pero falló en la planificación de la fase de recogida, de alimentación del embalse, por el tipo de lluvias que recogía y su procedencia.

Avenida de 1000 años en Níjar

En el año 1850 se inauguró el embalse de Isabel II de Níjar, una presa que debía recoger las aguas de lluvia caídas en Sierra Alhamilla, pues son las que alimentan las ramblas que atraviesan el término municipal. En el año 1871 la presa ya estaba totalmente inutilizable porque, según estudios posteriores, la ingeniería fue impecable en la construcción de la presa y la red de distribución, pero falló en la planificación de la fase de recogida, de alimentación del embalse, por el tipo de lluvias que recogía y su procedencia.