Pasar al contenido principal

Bielorrusia celebra presidenciales este domingo como un mero trámite para un sexto mandato de Lukashenko

Sáb, 08/08/2020 - 08:59
Alexander Lukashenko asiste al desfile del Día de la Victoria en Moscú


Bielorrusia celebra este domingo sus elecciones presidenciales con Aleksander Lukashenko como favorito a lograr su sexto mandato consecutivo, después de un cuarto de siglo al frente del país y tras semanas de persecución contra posibles rivales, las protestas derivadas de la misma, y las peticiones de la comunidad internacional, en especial de la europea, para contar con unas mínimas garantías democráticas.

Dos de los rivales más fuertes de Lukashenko han sido encarcelados en el período previo a las elecciones y tercer candidato potencial huyó a Rusia después de recibir un aviso de que él también sería arrestado en breve, avisos a todos los opositores en unos comicios que no contarán con la observación internacional de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación en Europa (OSCE).

Si bien la OSCE no tendrá observadores sobre el terreno, habrá supervisores internacionales de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), una agrupación de ex repúblicas soviéticas liderada por Rusia, que nunca han denunciado irregularidades en los procedimientos, frente a las informaciones en contra que barajan los estados de la Unión Europea.

Por ejemplo, Viktor Babariko, exjefe del Belgazprombank y detenido en su momento bajo acusaciones de corrupción, consiguió en un primer momento las firmas necesarias para garantizar su candidatura hasta que, a mediados del mes pasado, la comisión electoral de Bielorrusia rechazó su solicitud.

La decisión de suspender a Babariko degeneró en fuertes protestas en la capital, Minsk, y en otras ciudades, donde los manifestantes estallaron en rondas de aplausos en favor del candidato expulsado, considerado uno de los principales rivales del presidente.

Junto a él consiguieron recopilar las firmas necesarias el copresidente de la agrupación 'Di la verdad' Andrei Dimitriev; el presidente del movimiento socialdemócrata Gramada, Sergei Cherchen; la exdiputada Anna Kanopatskaya; y Svetlana Tijanovskaya, ahora mismo los únicos cuatro candidatos en liza para disputarle la Presidencia a Lukashenko.

Esta última candidata también ha denunciado maniobras de presión, después de que este jueves las autoridades bielorrusas anunciaran un nuevo caso contra su marido, el bloguero opositor Sergei Tijanovski, esposo de la candidata a la Presidencia Svetlana Tijanovskaya, por incitación a la violencia.

Inicialmente Tijanovski, de 41 años, planeaba ser candidato a la Presidencia, pero no consiguió entregar la documentación necesaria debido a su arresto, por lo que su mujer, de 38 años, optó por hacerlo en su lugar tras reunir las firmas necesarias.

Mikola Statkevich, otro líder opositor, fue detenido mientras se dirigía a una reunión para recabar firmas para los candidatos, a pesar de que tenía prohibido presentarse a los comicios al contar con antecedentes penales, tras pasar varios años en la cárcel acusado de instigar una serie de disturbios tras las elecciones de 2010.

Tampoco estará presente en los comicios otro gran rival del presidente, el ex embajador de Bielorrusia en Estados Unidos y el ex director del Parque de Alta Tecnología en Minsk, Valery Tsepkalo, quien a finales del mes pasado anunció que abandonaba el país para instalarse temporalmente en Moscú.

Tsepkalo contó al portal de noticias Tut.by que tomó la decisión de salir del país por dos incidentes recientes. "Tengo buenos amigos en las fuerzas de seguridad", ha dicho explicando que le avisaron de que se había emitido una orden de detención en su contra.

Al mismo tiempo, desde el colegio de sus hijos le advirtieron de que funcionarios de la Fiscalía habían solicitado reunirse con profesores y con el director para que firmaran unos papeles, por lo que sospecha que planean quitarle la custodia de los menores.

Tsepkalo ha sostenido que la criba se debe a una "decisión política". "Si hoy hubiera elecciones libres en Bielorruisa, perdería contra cualquier candidato", ha aseverado, en alusión a Lukashenko, en el poder desde 1994.

En cierto modo, se está cumpliendo lo que Lukashenko prometió a finales del mes de junio, unas elecciones sin incidencias: "Nunca permitiremos la desestabilización de la situación en nuestro país", ha insistió durante una reunión con el jefe de Seguridad del Estado, Valery Vakulchik, tras las protestas desencadenadas en Minsk tras la retirada de Babariko.

LA UE PIDE CONTENCIÓN Y LIBERTAD

Tal y como está la situación, los estados miembros de la Unión Europea, Alemania, Francia y Polonia, han emitido este viernes una declaración conjunta en la que instan enérgicamente a Bielorrusia a garantizar unas elecciones presidenciales libres y justas este fin de semana.

"Respaldamos firmemente el derecho del pueblo bielorruso a ejercer sus libertades fundamentales, incluidos los derechos electorales", han hecho saber en el comunicado, expresando "gran preocupación" por los acontecimientos en el período previo a las elecciones del domingo.

Alemania, Francia y Polonia expresaron su preocupación sobre la ausencia de la invitación a la OSCE antes de señalar lo que describieron como "preocupantes informaciones de irregularidades electorales durante la votación anticipada".

En este sentido hay que decir que, aunque la votación en persona se celebra el 9, el voto por correo está abierto desde el pasado 4 de agosto. Lo mismo sucedió en las elecciones parlamentarias de noviembre de 2019, en las que un observador independiente filmó a una mujer que intentó meter un montón de papeletas en una urna en un colegio electoral en la ciudad occidental de Brest.

La jefa de la Comisión Electoral Central (TsKV), Lidzia Yarmoshyna, considerada la mano derecha de Lukashenko en el desarrollo de los comicios -- amonestó al observador por grabar el incidente en vídeo.

"Bielorrusia es un vecino importante de la Unión Europea y un miembro activo de la Asociación Oriental", según el comunicado. "Creemos en la construcción de vínculos más fuertes entre Bielorrusia y su pueblo y la Unión Europea que se basan en el respeto de los valores democráticos comunes", concluye la nota.
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus