Pasar al contenido principal

Fiscalía mantiene su petición de 16 años para el acusado de dejar en su pareja en silla de ruedas

Jue, 02/07/2020 - 18:54
El acusado de dejar a su mujer en silla de ruedas niega haberla cogido


La Fiscalía ha mantenido su petición de 16 años de cárcel para S.C.M., el vecino de 31 años acusado de agredir a su pareja a la que supuestamente agarró por el cuello provocándole un ictus como consecuencia de una disección arterial de la carótida interna, lo que la ha dejado en silla de ruedas y sin poder comunicarse.

La fiscal se ha apoyado en las declaraciones de los testigos que han declarado en el juicio celebrado en la Audiencia de Jaén para asegurar en su intervención que la mujer sufrió durante once años las consecuencias de una relación "machista" basada en "la humillación", "el control", "el dominio" y la tortura".

"Debemos ser la voz de Estefanía y no podemos permitir que los hechos aquí enjuiciados queden impunes", ha señalado la fiscal, que también ha aludido a la declaración reproducida del hijo de Estafanía, un niño de once años que entre lágrimas ha relatado como su padre, ahora procesado, pegaba "tortazos" a su madre y la quemaba con cigarrillos hasta que "salía humo de sus manos".

Ha relatado que el acusado, el 15 de julio de 2018, cogió a Fany, como la conocen en sus círculos más cercanos" con la "voluntad de ejercer el dominio sobre ella y sin importarle los daños que pudiera ocasionarle". La consecuencia, según el Ministerio Fiscal, fue un ictus cerebral por un trombo tras la disección arterial de la carótida interna.

Para esta afirmación, el Ministerio Público se ha apoyado en el testimonio de los forenses que han declarado que la lesión de Estefanía es "extremadamente rara", pero "compatible" con haberla agarrado con fuerza por el cuello.

Por todo ello, el Ministerio Fiscal ha elevado a definitiva su calificación de los hechos como un delito de maltrato habitual, otro de maltrato y uno de lesiones graves por inutilidad de miembro principal, pérdida de un sentido y grave deformidad, con los agravantes de parentesco y de género. Por todos estos delitos ha pedido una condena 16 años de prisión, solicitud de pena a la que se ha adherido íntegramente la acusación particular.

Además, ha pedido la inhabilitación del acusado durante 20 años para la patria potestad, así como 20 años de alejamiento y prohibición de comunicado con la víctima y sus dos hijos.

En lo que respecta a la responsabilidad civil, la Fiscalía ha reclamado 901.000 euros para la víctima por los daños, secuelas y días de hospitalización, al tiempo que ha pedido otros 100.000 euros para los dos hijos por el daño moral.

Por su parte, la acusación particular ejercida por Fernando Balaguer, ha mantenido también su petición inicial de penas por considerar que ha quedado "sobradamente acreditado" que Estefanía fue víctima de malos tratos y de una agresión que "no sólo ha arruinado la vida a ella, sino también a sus hijos y a toda su familia".

Balaguer ha incidido en que Fany es una mujer totalmente dependiente que desde que ocurrieron los hechos precisa atención permanente puesto las secuelas ha han dejado en una silla de ruedas, con toda la parte derecha de su cuerpo inmovilizada y problemas para comunicar la voz ya que sufre afasia.

Por parte de la defensa, ha pedido la libre absolución y subsidiariamente, si el tribunal lo considerara culpable, que la condena fuera por un delito de lesiones imprudentes ya que "no hubo intención de causar daño".

El abogado, que ha rechazo hacer declaraciones a los medios, ha apuntado en su intervención que la lesión pudo deberse a "un golpe accidental" puesto que su defendido siempre ha negado haberla cogido por el cuello y sólo ha reconocido un "forcejeo" con la discusión. Con este planteamiento, la defensa espera una condena que se mueva en la horquilla de dos a seis años de prisión.

Durante el juicio, que ya ha quedado visto para sentencia, el procesado ha negado ante el tribunal cualquier tipo de agresión durante su convivencia, mientras que ella, prácticamente sin capacidad para comunicarse, con simples noes y síes, se ha reafirmado en once años de malos tratos marcados por golpes, aislamiento, insultos, quemaduras de cigarrillos y amenazas de muerte hasta con una navaja con la que supuestamente le rajaba la ropa si a él no le gustaba lo que llevaba puesto.

En el exterior de la Audiencia, y mientras se celebraba el juicio, se han concentrado un grupo de mujeres convocadas por Acción Feminista, para mostrar su solidaridad con Fany y pedir justicia en esta causa que movilizó a Linares en 2018 en una concentración multitudinaria en rechazo a la violencia de género.

El acusado ha rechazado la oportunidad de decir la última palabra que ofrece el tribunal antes de declarar el juicio visto para sentencia. Tras finalizar la vista ha sido conducido a la cárcel donde lleva en prisión preventiva desde el 17 de julio de 2018, a la espera de la celebración del juicio.


--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus