Pasar al contenido principal

Extremadura reclama un acceso universal a la vacuna frente a las "amenazas" de crear un "monopolio"

Vie, 03/07/2020 - 13:18


El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicio Sociales, José María Vergeles de la Junta de Extremadura, ha reclamado una "reflexión" tanto a las administraciones públicas como a la industria farmacéutica de cara al desarrollo de la vacuna del Covid-19 para no estar sujetos a "monopolios" vividos en otras épocas.

Vergeles ha señalado que "afortunadamente" España forma parte del consorcio europeo para la vacuna del coronavirus, y en este sentido se ha referido a las "muchas amenazas" que ha habido en este sentido. "Muchos países, europeos y no europeos, han querido hacer un monopolio", ha advertido.

Para Vergeles "esto no puede ser así", de tal forma que ha apostado por un acceso universal a la vacuna, en la "proporción que nos toque y como se vaya fabricando".

En esta línea, ha animado a la industria farmacéutica a comenzar con la "fabricación a riesgo", y que España sea "tenido en cuenta para la distribución de la vacuna cuando sea posible", o bien la distribución "del medicamento que sea".

"No podemos estar sujetos al monopolio que hemos vivido en otras épocas", ha remarcado, por lo que ha pedido una reflexión de las administraciones sanitarias y de la industria para que esto no ocurra con respecto a una vacuna, que en todo caso, no cree que pueda estar disponible antes de que finalice este año.

Vergeles ha abordado esta cuestión durante su participación este viernes en un coloquio online organizado por Executive Forum en el que ha disertado sobre las enseñanzas que debe dejar esta "situación tan dura".

Así, ha destacado la "cogobernanza" entre el Gobierno central y las comunidades autónomas en la gestión de la crisis, que en su opinión ha alcanzado un nivel "casi federal", que considera que debe continuar fortaleciendo Sistema Nacional de Salud (SNS), frente a la tendencia contraria de los últimos años.

Y es que, según Vergeles, durante esta crisis se ha puesto de manifiesto que los virus y las bacterias "no entienden de fronteras administrativas", motivo por el que también ha apostado por el refuerzo del Ministerio de Sanidad permita la "alta inspección", la coordinación de alertas sanitarias y también en materia asistencial y de recursos humanos.

Al respecto, sobre los profesionales sanitarios, cree que esta crisis ha evidenciado la necesidad de tomarse "en serio" la "planificación con mayúsculas" de profesionales, con medidas como un aumento "sustancial" de las plazas de formación, el reconocimiento de especialidades de enfermería, o la incorporación de farmacéuticos y veterinarios.

Un colectivo, el de los sanitarios, que ha estado "dejándose la piel" en la primera línea frente al coronavirus y que ahora debe ser resarcido, no solo mediante incentivos económicos, sino también con la puesta en marcha de un plan de prevención del síndrome de 'burnout'.

Por otra parte, considera que también se ha puesto de manifiesto en los últimos meses la importancia de la Atención Primaria, donde ha apostado por delegar más competencias en los profesionales mediante la sustitución de los consejos de salud por comisiones comunitarias.

En cuanto a las UCI, ha dicho que le han dolido mucho los planteamientos sobre el uso de protocolos de ingreso de pacientes con Covid, y para que esto no vuelva a estar cuestionado en la sociedad, ha apostado por dotar a los centros sanitarios con "potentes comisiones de bioética y deontológicas".

Asimismo, aboga por la constitución de grupos de expertos que elaboren "protocolos entendibles, que orienten y aseguren a los profesionales" en sus actuaciones.

Por último, ha subrayado, como ha hecho en ocasiones anteriores, la enseñanza que deja la pandemia con respecto al modelo de gestión de las residencias de mayores, y en este sentido ha alertado que si se reduce a la medizalización de estos espacios, puede provocar dificultades de acceso a determinada población debido al incremento de los costes.

Por tanto, ha indicado que Extremadura apuesta por un cambio en todo el proceso de atención a las personas mayores, primero retrasando su institucionalización en centros, pero cuando eso ya no sea posible, con residencias con varios niveles de atención en unos espacios que, ha remarcado, son "sitios para vivir, no para hospitalizarse".
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus